Omega2: Cuando hacer un minicomputador es posible

Omega2

[dropcap]U[/dropcap]na de las temáticas que se abordará en este nuevo periodo será el “Internet de las Cosas” o también conocido como IoT y al parecer Onion Corporation, empresa radicada en la ciudad de Boston, en Estados Unidos, la tiene clara. Esto porque están desarrollando un minicomputador para dotar a los distintos aparatos de esta nueva tecnología, generando interacción a otro nivel, hablamos del Omega2.

omega2-2 Omega2: Cuando hacer un minicomputador es posible

Omega2: Un minicomputador que permite distintas funciones

Omega2 se llama el proyecto que aparece como el computador con Linux y con Wi-Fi, fabricado para el IoT más pequeño del mundo.

Cuentan los creadores de esta innovación que se ha combinado el poder y la eficiencia de Arduino además de la flexibilidad de Raspberry Pi, generando un trabajo más moderno y también abordable.

La Omega2 integra en su pequeña placa madre Wi-Fi y al momento de conectarse automáticamente funciona, ¿qué ocurre si no contamos con conexión inalámbrica?, Omega2 tiene además la posibilidad de incluir memorias externas a través de tarjetas SD las que ayudarán a iniciar sin ningún problema esta minicomputadora.

streaming-omeg2 Omega2: Cuando hacer un minicomputador es posible

En cuanto a especificaciones la Omega2 tiene 580MHz de procesador, trabaja con 64MB de memoria interna y tiene para guardar aplicaciones 16MB de espacio disponible, por si fuera poco incluye USB 2.0 y la posibilidad de añadir además tarjetas SD. Tiene a su vez conexión remota a través de GPS, Wi-Fi y Bluetooth, todo certificado para su funcionamiento. 

Según Indiegogo su valor es de 5 dólares y se espera que esté disponible en diciembre 2016. 

print-button Omega2: Cuando hacer un minicomputador es posible

About Claus Narr Rubio

Periodista radicado en Chile. Amante de la tecnología, aplicaciones móviles y sistemas operativos. No me considero fan de ninguno pero me gusta probar tecnologías y escribir de ellos. Fundador de Zoom Tecnológico Chile.

View all posts by Claus Narr Rubio →