Ley de Transportes: Easy Taxi, Uber y Cabify en discordia

Ley de Transportes Ley Uber

[dropcap]E[/dropcap]l pasado 25 de junio de 2016, ingresó al Congreso de Chile, el Proyecto de Ley que busca modernizar la Ley de Transportes, a través de una iniciativa presidencial que busca legislar acerca del transporte remunerado de pasajeros

En concreto la nueva Ley de Transportes busca establecer condiciones donde operen las principales plataformas de transporte de pasajeros entregando servicios y estándares elevados para todos sus usuarios. Es aquí donde Easy Taxi, Uber y Cabify han realizando diversas propuestas las que buscan poner en común información vital para mirar hacia el futuro la nueva Ley de Transportes

Ley de Transportes: Definir los cobros, vehículos y registro de conductores

El primer aludido fue Easy Taxi, plataforma de transporte de pasajeros que se presentó a la Comisión de Obras Públicas de la Cámara de Diputados para poder presentar sus descargos acerca de la Ley de Transportes.

En este plano y en la sesión realizada en el Ex Congreso, Eduardo Hernández, gerente de Operaciones de esta aplicación indicó que era inaceptable que existan aplicaciones que lleguen del extranjero a debilitar el sistema de taxis y que funcionen ilegalmente ya que se produce un aumento de congestión y se produce una competencia desleal. Apreciando con buenos ojos regular acerca del mercado de aplicaciones.

easy-congreso Ley de Transportes: Easy Taxi, Uber y Cabify en discordia

Uber y la Ley de Transportes

Por otro lado, Uber, aplicación desarrollada en el extranjero, pese a no dar  conocer una opinión referente a este tema, ha ido mejorando sus estándares de calidad, proporcionando un sistema de evaluación de conductores que generará una positiva experiencia entre el usuario y la aplicación.  

uber-rating Ley de Transportes: Easy Taxi, Uber y Cabify en discordia

Es en el ámbito de la experiencia final del usuario, que la Ley de Transportes desea incorporar distintos aspectos generales a evaluar, entre ellos destaca: la creación de un registro de conductores y plataformas tecnológicas, regulaciones referidas al confort y la tecnología empleada por estas plataformas de transportes, además del formato o tipo de pago, que para algunas empresas se realiza con tarjetas de crédito/débito o efectivo además del kilómetro recorrido.

A las anteriores conversaciones realizadas con taxistas y miembros de las plataformas tecnológicas, el Ministerio de Transportes, le otorgó en marzo pasado la suma urgencia a este proyecto de ley ya que existen un consenso absoluto para poder regular esta materia. 

Cabify apoya la tarifa fija y evita el pago en efectivo

En el aspecto de las aplicaciones de transporte, también existe Cabify, una aplicación que se ha destacado por ir en pos de la seguridad vial y de los usuarios sacando de circulación aquellos choferes que desean lucrar con este servicio de transportes.

cabify-2 Ley de Transportes: Easy Taxi, Uber y Cabify en discordia

Ignacio Gutiérrez, Co-fundador y Gerente Comercial de Cabify en Chile, está a favor de la regulación del mercado de aplicaciones, pero se deben aclarar temáticas acerca de la calificación de autos de gama alta  y la licencia de conducir.

En este ámbito y buscando diferenciarse de las otras aplicaciones Cabify ha ido avanzando en materia de impuestos ya que es una empresa legalmente constituida en Chile, solicitando documentación tributaria importante a los conductores que entregan servicio en esta aplicación. 

Finalmente hay que mencionar que la Ley Uber o Ley de Transportes se encuentra en proceso de recolección de datos y antecedentes de parte de los diputados del Congreso Nacional, buscando dar una respuesta al mensajes presidencial. 

print-button Ley de Transportes: Easy Taxi, Uber y Cabify en discordia

About Claus Narr Rubio

Periodista radicado en Chile. Amante de la tecnología, aplicaciones móviles y sistemas operativos. No me considero fan de ninguno pero me gusta probar tecnologías y escribir de ellos. Fundador de Zoom Tecnológico Chile.

View all posts by Claus Narr Rubio →