cambio climático

Las consecuencias del cambio climático son cada vez más evidentes con fenómenos meteorológicos como inundaciones, olas de calor y sequía.

Y es que de acuerdo al informe elaborado por la Organización Meteorológica Mundial, entre los años 2014 y 2019 se registró el período de mayores temperaturas de la historia, aumentando a nivel mundial 1,1ºC en el lapso entre 1850 y 2019, promediando un alza del nivel del mar de 3,2 mm por año desde 1993, y solo entre el 2014 y el 2019, creció a 5 mm por año.

Para combatir las amenazas del cambio climático se recomienda cambiar la forma de producir, consumir y distribuir la energía, que debe ser 100% renovable, eficiente e inteligente. La integración de innovaciones tecnológicas en la producción de energía renovable, sobre todo solar y eólica, está impulsando que éstas compitan, a nivel de inversión, con las energías convencionales, gracias en parte a su nivel de fiabilidad, precios más asequibles y su contribución al planeta. Estas energías verdes contribuyen a la disminución de emisiones y la contaminación causadas por la producción de energía que se hace mediante la quema de combustibles fósiles o con otras técnicas contaminantes.

energías verdes

La Inteligencia Artificial apoyando las mejoras del planeta y del cambio climático

Ariel Vidal, director académico de The Valley, escuela de negocios para la transformación digital, da cuenta del análisis realizado por su equipo de cómo la tecnología ha impactado en el mercado de las energías limpias y cuidado del planeta:

“el cambio climático ya es una realidad y es interesante saber y dar a conocer que gracias a las nuevas tecnologías podemos aportar para generar un giro positivo, a pesar de cifras desalentadoras”:

– Mejor autocontrol de la producción y consumo gracias a la energía solar inteligente

Las tecnologías más innovadoras para la producción de energía solar limpias incluyen la solar fotovoltaica y la solar térmica. La primera utiliza una de las fuentes más inagotables para producir energía, la luz del sol. La segunda, por su parte aprovecha el calor del sol.

Gracias a la digitalización es posible desarrollarla en casa a través de paneles solares inteligentes que se pueden implementar fácilmente en los techos de los hogares. Existen, además, paneles solares que se instalan en los smartphones para alimentar sus baterías con energía solar o linternas con parches que se cargan con este tipo de energía y pueden proporcionar funcionamiento hasta para un año con tan solo 6 horas de carga.

– Producción de energía eólica más eficiente gracias a la inteligencia artificial

Uno de los sistemas de producción renovable más antiguos, pero con la tecnología se ha potenciado. Gracias a los servicios más innovadores, ahora es posible medir de forma precisa y fiable el viento en alta mar o monitorear, diagnosticar y controlar las turbinas eólicas mediante softwares con inteligencia artificial, para facilitar y hacer más eficiente y económica la producción de energía.

terminal solar bicicletas eléctricas

– Energía hidráulica a pequeña escala

La producción de esta energía se realiza en las centrales hidroeléctricas que utilizan la corriente del agua de grandes cascadas o embalses. Sin embargo, las limitaciones y altos costos que impone construir la infraestructura necesaria para una central hidroeléctrica podrían limitar las posibilidades, por ejemplo, en zonas rurales. Por eso, se han creado algunos prototipos a pequeña escala que permiten instalar turbinas en ríos, cuencas poco caudalosas o cualquier desnivel de altura en corrientes de agua para obtener energía sin necesidad de grandes instalaciones.

– El Blockchain también revoluciona el sector de la energía

Un informe de la Asociación Española para la Digitalización (Digitales) indica que una de las grandes transformaciones que incluye la digitalización de la energía es la aplicación de tecnologías como Blockchain en la producción y consumo de la electricidad. Entre las posibles utilidades de esta estrategia innovadora destacan: la certificación, trazabilidad y transparencia del origen de la energía, el trading energético seguro entre compañías, o la eliminación de intermediarios y simplificación de procesos entre las distintas partes.

“Si las compañías de diferentes industrias comienzan a hacerse partícipes con esta causa, instalando otro tipos de energías, más sustentables e invirtiendo en estas nuevas tecnologías, estaremos haciendo un cambio real”, finaliza Vidal.