El valor de la ciencia en tiempos de crisis

Tras la detección del primer caso de contagio por COVID-19, la ciencia ha cobrado un rol muy significativo en contener los efectos de la pandemia. Estas últimas semanas han surgido una serie de convocatorias nacionales e internacionales que apuntan a encontrar justamente soluciones para resolver los problemas que vendrán posterior a la crisis.

Sin duda, la situación económica es uno de los aspectos que más preocupa. El Fondo Monetario Internacional estimó un panorama complejo y en Chile ya hemos sido testigos de estos efectos, con una tasa de desocupación informada por el INE, de 11,2% en el trimestre móvil entre marzo y mayo de 2020.

¿La solución? Mirar a los países que han tenido que recorrer el camino de la diversificación de su matriz productiva para generar nuevas oportunidades de negocios y, por ende, de empleo, como Finlandia, Dinamarca, Nueva Zelanda, entre otros. El patrón común en todos ellos es el aumento de la inversión en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i). Quienes trabajamos en el ecosistema de emprendimiento científico, sabemos que este no es un camino sencillo y por eso es fundamental seguir potenciando el desarrollo de la ciencia de manera paralela a la crisis.

Entel Rapa Nui

Ciencia en el 2020

Los avances de la ciencia nos permiten encontrar soluciones para los nuevos desafíos económicos, sociales y medioambientales, y favorecen el desarrollo sostenible. Estamos en el momento para dar un paso muy importante hacia adelante y avanzar juntos con mayor cooperación. Para estimular la innovación es vital aumentar la inversión en ciencia; incrementar el acceso a financiamiento adecuado en tecnología e innovación para empresas; avanzar en la disponibilidad de capital humano altamente calificado; fortalecer la infraestructura tecnológica y científica y mejorar el clima de negocios e innovación, con más colaboración entre los actores, entre otros aspectos. Estos cambios en el ecosistema no solo generan altas tasas de retorno económico en países en desarrollo, sino también beneficios y mejores oportunidades para la sociedad en su conjunto.

En APTA, conscientes de ello, nos hemos sumado a los esfuerzos del Ministerio de Ciencias para fortalecer la construcción de empresas de base científico-tecnológica con un nuevo programa de emprendimiento APTA BUILDER. Una iniciativa que busca proyectos basados en ciencia y tecnología, y personas con talento que los lideren, para que, junto a las capacidades, redes de apoyo y recursos del hub, creemos el camino para avanzar desde la solución potencial a la real.

Sabemos que para todos aquellos que conformamos este ecosistema no es fácil obviar la coyuntura. El país requiere con urgencia de un soporte estratégico de la ciencia, no sólo para encontrar la cura a esta enfermedad sino también, para ayudar a diversificar nuestra economía y enfrentar con mejores armas tanto esta como las otras crisis que nos toque enfrentar en el futuro.

Columna redactada por Varinka Farren, directora ejecutiva de Hub APTA. Mencionar que se pueden encontrar más artículos en la sección de Zoom Tecnológico.

A %d blogueros les gusta esto: