Mobileye ya prueba los vehículos autónomos en Nueva York

Mobileye, una empresa de Intel, ha añadido a la ciudad de Nueva York a su programa de pruebas de vehículos autónomos (AV) en rápida expansión. La entrada de la empresa en Nueva York -la ciudad más poblada de Estados Unidos y uno de los entornos de conducción más complicados del mundo- demuestra las enormes capacidades de su tecnología de los vehículos autónomos y refleja cómo su enfoque único está permitiendo una rápida escalabilidad geográfica y económica.

“Conducir en zonas urbanas complejas -como la ciudad de Nueva York- es un paso crucial para comprobar las capacidades de un sistema de vehículos autónomos y permite acercar a la industria a un escenario comercial más cierto”, dijo el profesor Amnon Shashua, vicepresidente senior de Intel y presidente – CEO de Mobileye.

Vehículos autónomos para New York

En este este vídeo se puede observar el subsistema de vehículos autónomos de Mobileye con cámara, el cual está conduciendo con éxito por la ciudad de Nueva York, en calles muy congestionadas repletas de peatones, ciclistas, conductores agresivos, vehículos estacionados en doble fila, zonas de construcción, autos de emergencia, túneles y puentes, etc. El enfoque True Redundancy de Mobileye primero “duplica” el subsistema de visión por ordenador antes de añadir un subsistema lidar/radar para la redundancia.

vehículos autónomos

Recientemente, Mobileye ha solicitado y recibido un permiso de pruebas para conducir vehículos autónomos en las calles de Nueva York y es la única empresa que actualmente cuenta con un permiso de pruebas de AV. Tanto en la conducción diurna como en la nocturna, los vehículos autónomos de Mobileye están alcanzando una experiencia avanzada de pruebas en términos de conducción autónoma.

Puntos destacables de los vehículos autónomos implementando tecnología Intel:

  1. Peatones: El cruce de peatones es habitual en muchas ciudades, pero en Nueva York es especialmente frecuente y va acompañado de un elevado número de personas en zonas de paso. Un vehículo autónomo debe hacer suposiciones sobre el comportamiento de esos peatones y tenerlas en cuenta en su política de conducción. Los humanos lo hacen instintivamente; las máquinas deben ser programadas para ello.
  2. Comportamiento de los conductores: Cuando las calles están atascadas, los conductores se vuelven impacientes y agresivos. Los conductores de Nueva York -especialmente los taxistas y otros profesionales- son mucho más asertivos que los de otras ciudades.
  3. Densidad de tráfico y diversidad de usuarios: Aunque la posesión de autos en Nueva York es baja en comparación con otras grandes ciudades estadounidenses; el número y la variedad de usuarios de la vía pública es denso. Nueva York tiene además una cuota grande de taxis, autobuses, camiones, carros de comida, autos traccionados a caballo, vehículos de emergencia, bicicletas, patinetes, monopatines… de todo.
  4. Estacionamiento en doble fila: ¿Quién está parqueado y quién no? La pregunta es más fácil de responder para un humano que para una máquina, y la densidad de población de la ciudad de Nueva York contribuye a un elevado número de vehículos de reparto que deben estacionarse para descargar. En consecuencia, el estacionamiento en doble fila es omnipresente. Los vehículos autónomos se enfrentan a esta situación, pero el vídeo muestra que aquellos de Mobileye, reciben ayudas de otros usuarios en la calle para decidir cuándo y cómo maniobrar.
  5. Construcción: En Nueva York hay una gran zona de obras, y Mobileye lo sabe gracias a todos los datos guardados en los mapas de sus vehículos siempre actualizados. Mientras los competidores confían en sus propios autos de prueba para elaborar los mapas o gastan millones de dólares en vehículos especiales de cartografía, Mobileye recibe datos sobre carriles bloqueados o cerrados de los carros que ya están en la calle (datos que también pueden licenciarse a los servicios municipales).
  6. Túneles y puentes: La isla de Manhattan está conectada con sus alrededores a través de 15 túneles y 21 puentes, muchos de los cuales contienen carriles estrechos enmarcados con conos; el talón de Aquiles de muchos vehículos autónomos. Ante todo ese “mobiliario” de tráfico e incluso las calles de varios niveles, la tecnología de mapeo de Mobileye y su entrenado sistema de detección entienden todo estos elementos y lo manejan hábilmente.
  7. Ciudad que realmente nunca duerme (¡las luces!): Aunque París se lleva el apelativo de “ciudad de las luces”, Manhattan está electrificada por la noche. El ruido visual y la contaminación lumínica son desalentadores para el sistema de detección de un vehículo autónomo; sin embargo, los vehículos autónomos de Mobileye lo manejan fácilmente con sólo un poco de ajuste del algoritmo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: