Simple matemática: ¿Por qué la firma virtual es más segura?

En tiempos de pandemia, cuando muchos trámites y servicios han alargado sus tiempos de espera y filas para la atención, la firma virtual o electrónica ha ganado terreno como solución para cerrar acuerdos o firmar documentos de manera no presencial. Gracias a que puede utilizarse desde cualquier dispositivo móvil, esta herramienta le ha quitado espacio a lápices y papeles al ofrecer simplicidad, seguridad y bajo costo.

Debido a las restricciones de confinamiento, la Firma Virtual, ha pasado a ser uno de los mecanismos más utilizados para confirmar y validar distintas operaciones, tanto de empresas como de usuarios particulares, lo que ha que está ayudando a mantener el dinamismo del comercio, el mundo inmobiliario y otras industrias.

¿Qué tan segura es una firma electrónica? Tan segura como solo tu identidad digital puede serlo. Con ella puedes hacer una gran variedad de trámites legales, teniendo la certeza de que nadie la falsificará porque está creada con un algoritmo matemático que no puede ser alterado, lo cual evita estafas o problemas legales. En definitiva, la mejor forma de agilizar un sinfín de trámites.

Ya sea para cerrar un contrato de arriendo, una promesa de compraventa o hacer una declaración jurada, la firma virtual ratifica nuestro consentimiento y autentifica el documento, lo que resulta extremadamente útil en un mercado que se ha vuelto sumamente competitivo y más complejo, debido a la pandemia.

Firma Virtual

Gana tiempo con la Firma Virtual

Es hora de perderle el miedo a la tecnología para comenzar a ganar horas y ahorrar dinero, porque cambiar la manera de firmar permite reducir los tiempos de negociación y cierre de contratos; así como eliminar los costos de administración, impresión y transporte con total seguridad. Y es que no solo un algoritmo garantiza esto último, sino también la regulación: las firmas virtuales son legales en Chile desde 2002, cuando se aprobó la Ley Nº 19.799 o Ley de Firma Electrónica (EFE).

Desde entonces, este mecanismo está presente en documentos laborales, incluidos algunos relacionados con el sistema de pensiones y títulos profesionales; documentos de salud como recetas médicas o pólizas de seguro, contratos bancarios y pago de cuentas; permisos de circulación; e, incluso, en las facturas electrónicas que tantas empresas emiten en Chile.

En esta nueva normalidad, cuando la digitalización marca la pauta, cerrar acuerdos con firma virtual es la mejor manera de formalizar, no solo por las ventajas que esto representa para cada uno, sino porque la simplificación y agilización de trámites en tiempos de pandemia es beneficioso para toda la sociedad.

Firma Virtual

Columna redactada por Christian Rodiek, sociofundador de FirmaVirtual. Conoce más artículos de opinión en Zoom Tecnológico.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: