MINI recuerda el triunfo histórico en el Rally de Monte Carlo

MINI recuerda el triunfo histórico en el Rally de Monte Carlo

Paddy Hopkirk convirtió al compacto británico en una leyenda del deporte motor con su victoria absoluta en el Rally de Monte Carlo hace 60 años.

En estos días se celebra el 60 aniversario de uno de los éxitos más espectaculares en la historia del automovilismo internacional. Con el irlandés Patrick “Paddy” Hopkirk al volante, el MINI Cooper S ganó la clasificación general del Rally de Monte Carlo. ¿Felicidad? ¿Casualidad? ¿Un capricho del destino? Probablemente no, porque le siguieron dos victorias más en el Rally de Monte Carlo y otros muchos éxitos hasta finales de la década de 1960. Mirando hacia atrás, las razones del éxito fueron: tecnología moderna, pilotos de primer nivel y nuevos estándares de logística.

“La victoria de Paddy Hopkirk en el MINI Cooper S en 1964 del Rally de Monte Carlo marcó un punto de inflexión en la historia de MINI. Demostró que el MINI clásico no solo era un encantador coche de ciudad, sino también un coche exitoso en el deporte motor. Esta tradición y pasión por las carreras está en nuestro legado y todavía se puede sentir en nuestros modelos hoy en día. El automovilismo deportivo ha dado forma a MINI y siempre seguirá siendo una parte importante de nuestro ADN”, dice Stefanie Wurst, Jefa de MINI.

Rally de Monte Carlo: Un nuevo paradigma para los coches pequeños

A finales de la década de 1950, los grandes del rally se movían principalmente en vehículos grandes y lujosos a través de bosques ingleses, sobre pasos de montaña franceses o desde Lege (Lieja) a Sofía y de vuelta. Los Austin Healey y Ford Falcon eran la referencia en los rallies y dominaban la escena. No eran realmente adecuados para el uso diario. Durante esta época, Alec Issigonis, en nombre de la British Motor Corporation (BMC), construyó el coche más moderno de su tiempo: con motor transversal y tracción delantera, el MINI clásico, que debutó en 1959, cumplió con el estándar para coches pequeños que sigue vigente hoy en día.

Una impresionante carrera deportiva requería a otro brillante genio del automóvil: John Cooper. Había alcanzado fama como piloto de carreras y éxito como diseñador, y quedó inmediatamente convencido del potencial deportivo del MINI clásico. Cooper, quien en sus coches de Fórmula 1 no colocaba el motor delante del conductor, como era habitual en ese tiempo, sino detrás de él, le dijo a su amigo Issigonis, quien veía al MINI clásico más como un coche para todos: “Eso es un maldito coche de carreras. Dale más potencia, mejora los frenos y constrúyelo”. El subestimado perdedor – un rol que MINI ha estado feliz de asumir una y otra vez en su historia de más de seis décadas – había nacido.

Rally de Monte Carlo

64 años de la marca, 62 años de automovilismo deportivo.

El primer MINI Cooper fue creado en 1960, con unos impresionantes 55 caballos de fuerza en lugar de los 34 caballos de fuerza del MINI original de 1959. Ya en 1961, el MINI Cooper, que medía apenas tres metros de largo, puso de cabeza al mundo de los conductores de alta velocidad. A partir de ese momento, incluso los menos acaudalados podían recorrer el país al menos tan rápidamente como los propietarios de coches deportivos puros y sedanes de alta potencia. Y en los caminos de Rally de Monte Carlo y pistas de carreras, los MINI con sus pequeñas ruedas de diez pulgadas ganaban los trofeos.

El clásico MINI Cooper estaba hecho a la medida para las rutas de Rally de Monte Carlo de la época. Casi sin voladizos de carrocería aseguraba un comportamiento de conducción neutral hasta entonces desconocido. Y gracias a los más bien modestos 650 kilos que pesaba un MINI para Rally en ese entonces, la relación potencia-peso era bastante aceptable con los modestos 55 hp. Esta construcción se convertiría en el origen de la famosa sensación de go-kart.

Y como coronación de este perfil deportivo, en mayo de 1962, el clásico MINI entró por primera vez en la lista de ganadores de un evento de rally internacional. En el Rally Internacional de los Tulipanes, con un ruta que iba desde la municipalidad holandesa de Noordwijk hasta la Riviera Francesa y de vuelta, Pat Moss, hermana del cuatro veces subcampeón mundial y 16 veces ganador de Grand Prix Stirling Moss, condujo el clásico MINI Cooper en el tiempo más rápido sobre la ruta.

CATEGORIES
TAGS
Share This

Descubre más desde Zoom Tecnológico

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo