tarjeta de crédito biométrica

[dropcap]M[/dropcap]astercard anunció la incorporación de la tarjeta de crédito biométrica, combinando de este modo, tecnología de chip con huellas digitales que ayudarán a verificar la identidad del titular de la tarjeta

Tarjeta Crédito Biométrica

La idea presentada por la empresa en Sudáfrica le dará mayor seguridad al comercio electrónico y al comercio físico en distintos países, dado que con estas tarjetas de crédito biométricas se podrá verificar y autorizar compras de forma rápida y segura en distintas tiendas. 

¿Tarjeta de Crédito Biométrica una solución a las estafas?

La nueva tarjeta de crédito implementada por Mastercard aprovecha el escaneo de huellas dactilares y la tecnología que permite pagar con los teléfonos móviles, simplificando la forma de pago en todo el mundo. 

“Cada vez más, los consumidores tienen la vivencia de la comodidad y la seguridad de la biométrica”, dijo Ajay Bhalla, presidente de enterprise risk and security de Mastercard. “Ya sea para destrabar un teléfono inteligente o hacer compras en línea, la huella digital está ayudando a entregar conveniencia y seguridad adicionales. No es algo que pueda robarse o copiarse, y ayudará a nuestros usuarios a seguir con sus vidas sabiendo que sus pagos están protegidos”.

Cómo funciona la Tarjeta de Crédito Biométrica

El titular de la tarjeta inscribe su medio de pago sencillamente registrándose en su institución financiera. Al hacerlo, sus huellas digitales quedan convertidas en una plantilla digital codificada que está almacenada en la tarjeta. La tarjeta está ahora lista para ser usada en cualquier terminal EMV alrededor del mundo.

Al hacer las compras y pagarlas en la tienda, la tarjeta biométrica funciona como cualquier otra tarjeta con chip electrónico. El usuario simplemente introduce la tarjeta en la terminal de la tienda mientras coloca el dedo sobre el sensor integrado. La huella digital se verifica contra la plantilla – y si los datos biométricos concuerdan – queda aprobada la transacción sin que la tarjeta salga de la mano del usuario.