plataforma inmobiliaria

Primero el estallido social y luego la pandemia. Estos fenómenos sociales cambiaron todos los rubros de la economía nacional y uno de los que sufrió un mayor impacto, fue el inmobiliario, que partió debilitado los primeros meses del 2020, para luego recuperarse significativamente durante el último trimestre del año a través de la plataforma inmobiliaria.

En esta recuperación fueron fundamentales distintas apps y la plataforma inmobiliaria, ya que permitieron hacer algunos procesos de manera online, llegando a consolidar esta alternativa, dando confianza, para finalmente lograr que todos los pasos, desde la primera visita (virtual) a una unidad, hasta la compra de ésta, se realice de manera online.

Es lo que logró Gen Proactivo, plataforma inmobiliaria y cuyos responsables notaron la importancia de desarrollar una plataforma para inversionistas, que lograra identificarse mucho más con valores y actitudes que con una empresa, proyecto específico o tipo de inversión y que diera la oportunidad de realizar todo el proceso a distancia, logrando además llegar a públicos de todo el país, dando la oportunidad de convertir en inversionistas a muchas más personas.

“Si bien yo venía trabajando desde hace más de 4 años en la industria inmobiliaria, fue en medio del estallido social en 2019, que decidimos crear y lanzar nuestra plataforma Gen Proactivo, que no es más que la excusa para poder ayudar a la mayor cantidad de personas posibles a convertirse en inversionistas inmobiliarios, a través de la información y las mejores oportunidades del mercado. Sin saberlo, ni planificarlo, tuvimos el timming perfecto, porque nacimos luego del estallido y previos a la pandemia, con estrategias digitales que nos permitieron desde un principio poder vender proyectos a lo largo de todo Chile, a inversionistas de todo el país, sin ningún tipo de comisión ni costo asociado”, señala Rodrigo Barrientos fundador de Gen Proactivo. 

plataforma inmobiliaria

Plataforma inmobiliaria para optimizar inversiones

Es así como hoy cuentan con clientes de Antofagasta que han comprado proyectos en la región de Los Lagos, o de Concepción invirtiendo en La Serena. Todo ese dinamismo fue posible gracias a que sus procesos, desde el primer contacto, hasta la última firma lo realizan de manera 100% online.

“Creemos firmemente que la tecnología es un gran igualador de oportunidades. Nos apalancamos con todas las herramientas que hay disponibles en el mercado, desde charlas de información gratuitas para cientos de interesados, hasta firmas digitales de documentos, pasando por atención virtual personalizada con cualquiera de nuestros ejecutivos. Lo más interesante es que las herramientas estaban ahí, desde hace un par de años. Simplemente había resistencia de parte de los inversionistas para utilizarlas”, agrega el profesional.

Gen Proactivo ha desarrollado soluciones que permitan convertir en inversionistas inmobiliarios a la mayor cantidad de personas sin importar su edad, tiempo disponible, profesión o conocimiento. Esto abarca desde el financiamiento, hasta los distintos tipos de activos, que principalmente son departamentos para inversión, que otorgan capitalización a largo plazo.

“La mayoría de nuestros compradores son jóvenes profesionales de entre 25 y 35 años y son personas que ya tienen muy claro que el sueño de la casa propia “evolucionó” hacia este modelo. Hoy, es absurdo pensar que alguien pueda vivir en 30 años de una pensión o jubilación. Quien hoy no se prepare para el futuro, realmente estará en problemas el día de mañana”, señala Rodrigo Barrientos.

Gen Proactivo ha superado el millón de UFs en ventas desde que partió en 2019 y su meta durante el 2021 es poder colocar un millón más. En cuanto al crecimiento, durante el 2020 han logrado cuatriplicar su equipo, pasando de 3 personas a 12 en Chile y Argentina trabajando de forma 100% remota y facturando 4 veces más, comparado con 2019. También este año esperan concretar las unidades de negocio que se encuentran en desarrollo, como Gen Proactivo Financiero y Gen Proactivo Academy.

Deja un comentario