economía digital

Durante la pandemia de COVID-19, los bancos y otras instituciones financieras han tenido que adaptarse a nuevas formas de trabajar e interactuar con sus clientes. La captación de nuevos usuarios y la satisfacción de los usuarios existentes han tenido que pasar por completo por canales digitales, ampliado a la economía digital.

Este cambio total significa que las instituciones financieras deben adaptarse y realizar inversiones inteligentes en tecnología que puedan respaldar sus negocios y sus clientes y ayudarlos a seguir creciendo.

FICO ha realizado un estudio con consumidores de 14 países, incluidos tres de América Latina -Brasil, México y Colombia-, sobre el problema de identidad y banca digital, y los cambios provocados por Covid-19 en esta modalidad de economía digital.

Según Fabricio Ikeda, director del departamento de Fraude y Cumplimiento de FICO para Latinoamérica, reveló que, el 52,3% de los encuestados tienen menos probabilidades de abrir digitalmente una cuenta que hace un año (2019-2020) y menos probabilidades de utilizar una agencia (34,5%).

economía digital

Economía Digital: Abrir una cuenta digital y prueba de identidad

Para la mayoría de las personas, abrir una nueva cuenta no es tan común, especialmente cuando se trata de una cuenta financiera en tiempos de economía digital. Generalmente, las personas saben que su identidad debe ser verificada cuando abren cuentas y existen razones importantes para hacerlo, que incluyen:

  • Prevención del fraude
  • Detección de blanqueo de capitales
  • Verificación de edad

La biometría como respuesta

Según la reciente investigación de consumidores, FICO mostró que las personas están dispuestas a utilizar la biometría con sus proveedores.

De hecho, menos del 10% dice que sus proveedores de servicios financieros nunca deberían recopilar sus datos biométricos y la gran mayoría informa que están felices de proporcionar datos biométricos.

En este sentido, la biometría del comportamiento proporciona una experiencia relativamente libre de fricciones para los clientes. Por ejemplo: el análisis de pulsaciones de teclas se puede realizar sin que el cliente se dé cuenta de que está sucediendo.

A medida que el impacto de Covid-19 disminuya, no sabemos qué sucederá, por lo que es importante que las instituciones financieras implementen soluciones y políticas que puedan operar en todos los canales para que, a medida que evolucionen las preferencias de los clientes, puedan adaptarse fácilmente para atenderlos.

Deja un comentario