Nueva normalidad laboral: El gran experimento híbrido

El gran experimento híbrido del trabajo está a punto de comenzar y en Cisco tenemos clara la tarea que debemos hacer: convertir el mejor lugar de trabajo del mundo en el mejor lugar de trabajo híbrido del mundo. Entendemos que hay mucho ensayo y error por delante y mucho que aprender, pero aquí están algunas de las cosas que ya conocemos.

El trabajo remoto no es nada nuevo para Cisco. A principios de 2020, cuando toda nuestra empresa se hizo remota, la transición no fue en realidad tan dura como podía parecer. Hay empleados que han trabajado aquí durante más de una década y han sido “remotos” todo el tiempo, sin tener nunca un escritorio en una oficina de Cisco.

Pero sabemos que la oficina ha cambiado para siempre, y no vamos a volver a utilizar el espacio físico de la misma manera que antes. Mientras que alrededor de la mitad de nuestros empleados estaban en la oficina cuatro o cinco días a la semana antes de la pandemia, menos de una cuarta parte quiere estar tres o más días a la semana cuando vuelvan a abrir por completo.

Y como el mundo ha cambiado, también lo ha hecho la importancia de la empatía y el bienestar. Hace tres años pusimos la salud mental en el centro del enfoque en Cisco, lo que nos sirvió para que nuestros trabajadores se enfrentarán a los retos y preocupaciones producidos por la pandemia. Esta guía se mantendrá para nosotros en el nuevo mundo del trabajo, que requiere líderes que tengan en mente la empatía, la flexibilidad y la proximidad.

¿Cómo será este nuevo mundo del trabajo? Será híbrido. Híbrido para todos los empleados de Cisco. Tanto si eso significa que trabajas cinco días a la semana en casa y te reúnes con tu equipo para realizar actividades y conectarse de vez en cuando, como si estás en la oficina cinco días a la semana aprovechando la configuración de la oficina colaborativa y la tecnología para conectarte con tus compañeros de todo el mundo.

Webex Cisco

El trabajo no es a dónde vas, es lo que haces

Nuestros trabajadores se han adaptado de forma increíble a los cambios en las formas de trabajar, demostrando resistencia y productividad durante un periodo difícil e incierto. Pero también hemos aprendido que los modos de trabajo y las preferencias laborales son diferentes para cada persona. No hay una talla única para todos. Para aprovechar al máximo los puntos fuertes de nuestros empleados, tenemos que ser flexibles, adaptables y estar abiertos a lo que mejor funciona para cada persona y equipo.

Sabemos que cuando acertamos con los equipos, ganamos. Así que vamos a dejar que sean los propios equipos los que determinen cómo van a trabajar mejor en este nuevo mundo híbrido. Esto significa que no hay ningún mandato establecido sobre el número de días de trabajo o de ausencia en la oficina.

Esto será un proceso de aprendizaje sobre la marcha y un reto para nuestros líderes. Por ello, cada cierto tiempo comprobaremos en equipo lo que funciona y lo que no, y haremos los ajustes necesarios. Pero del mismo modo que escuchar a nuestros empleados nos ayudó a tomar decisiones durante la pandemia, seguiremos escuchando y utilizando los comentarios directos de ellos para determinar la dirección futura de nuestro trabajo como empresa.

Nueva normalidad laboral: El gran experimento híbrido 1

Impulsando el trabajo híbrido

Cualquier enfoque del trabajo híbrido va a requerir que las personas sean capaces de conectarse utilizando una tecnología de colaboración e infraestructura fluida y segura. En Cisco pensamos en potenciar el trabajo híbrido de dos maneras distintas: Habilitando una fuerza de trabajo híbrida y transformando los espacios de trabajo híbridos. Habilitar una fuerza de trabajo híbrida significa proporcionar acceso seguro y colaboración desde cualquier lugar y en cualquier momento. Transformar su espacio de trabajo híbrido debe reunir las herramientas de red, seguridad y colaboración para mejorar la salud y el bienestar, la seguridad y la eficiencia.

Oficinas con un objetivo

¿Qué importancia tiene desplazarse a una oficina en un día en el que se va a pasar el tiempo sentado en un escritorio enviando correos electrónicos y estando en videollamadas? A medida que empezamos a abrir nuestras oficinas en todo el mundo, tenemos que asegurarnos de que nuestros trabajadores no regresen a las mismas oficinas que dejaron. Al igual que el trabajo ha cambiado de forma importante, el propósito de nuestro espacio físico también debe cambiar drásticamente. En lugar de centrarse en el dónde, hay que enfocarse en el trabajo.

Un futuro sostenible (del trabajo)

Actualmente tenemos la oportunidad de influir no sólo en lo que será el futuro del trabajo, sino en el de nuestro planeta. Al unir nuestro enfoque de trabajo híbrido con nuestro compromiso con la sostenibilidad, podemos asegurar que cuando Cisco tiene una presencia significativa en una comunidad, nuestro impacto en esa comunidad es positivo. Este espíritu de enriquecimiento de la comunidad ya forma parte de nuestra ética en Cisco: hemos alcanzado más del 80% de participación en el impacto de la comunidad por parte de nuestros empleados durante dos años consecutivos, y sabemos que podemos ir aún más lejos para hacer del impacto un hábito.

Repensar la utilización del espacio, desarrollar productos sostenibles y regenerativos, diseñar edificios energéticamente eficientes y que reduzcan las emisiones de carbono; todo ello está sobre la mesa mientras transformamos nuestra forma de trabajar y el impacto que tenemos en el mundo que nos rodea. Sabemos que los productos y las plataformas de Cisco pueden -y deben- impulsar un mundo híbrido que tenga la sostenibilidad en su enfoque, porque un futuro de trabajo inclusivo debe ser un futuro de trabajo sostenible.

El gran experimento híbrido

Sabemos que el camino hacia un mundo híbrido no va a ser fácil. Habrá dificultades de desarrollo, desorden e incertidumbre. Pero los retos del trabajo híbrido son nuestras oportunidades de innovación. La oportunidad de crear un futuro laboral más inclusivo, más conectado y más colaborativo que el anterior. Y sabemos que si lo hacemos bien, podemos dar paso a un futuro mejor para nuestros trabajadores, nuestras comunidades y nuestro mundo.

Que comience el experimento híbrido.

Columna redactada por Francine Katsoudas, Vicepresidenta Ejecutiva y líder global  de personal, política pública y responsabilidad social Cisco. Conoce más artículos de opinión en Zoom Tecnológico.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: